Eficacia lumínica del LED versus eficacia de otras fuentes de luz

 Eficacia lumínica: relación entre la cantidad de luz emitida y la potencia absorbida.

La eficacia lumínica del LED se ha visto considerablemente incrementada desde su introducción en el mercado. Los productos de gama media que existen en la actualidad llegan a cuadruplicar las prestaciones de la mayoría de los mejores modelos disponibles en 2006. Esta evolución ha provocado que el LED, desde un punto de vista energético, se haya posicionado muy por delante del resto de opciones existentes en el mercado, tal y como muestra el gráfico.

ca2L-Eficacia-luminica

Hay que tener en cuenta que, independientemente de la fuente de luz utilizada, es necesario el uso de lentes, reflectores y/o cualquier otro sistema para conseguir una determinada distribución lumínica, lo que reduce la cantidad de luz realmente emitida. En el caso de los LED, dicha reducción es menos acusada que en el resto de fuentes de luz, ya que su menor tamaño permite una mejor optimización del diseño del grupo óptico. La diferencia resulta especialmente notable cuando se utilizan ópticas más intensivas. Por este motivo, la realidad es aún más favorable al LED de lo que refleja el gráfico.

Los valores concretos que se indican ayudan a entender la posición que ocupa el LED en relación al resto de fuentes de luz.  Pero es importante poner de manifiesto que se trata de una generalización, y, como tal, puede llevar a confusión si no se interpreta adecuadamente. Como en cualquier otro ámbito, existen LED mejores y peores, cuyas eficacias pueden variar en porcentajes de más del 50 por ciento. Incluso, dentro de una misma familia de producto, los modelos más cálidos tienen una eficacia inferior a la de los más fríos; y los que ofrecen una mejor reproducción cromática acostumbran a ser los menos eficientes.

Queda claro, por tanto, que los valores [lm/W] anteriormente indicados están sujetos a una gran variabilidad en función de cada modelo concreto. Esta disparidad queda visualmente expuesta en la figura inferior, que representa el rango de eficacias existentes en el mercado para LED de diversos flujos lumínicos.

ca2L-lominous-efficiency

Fuente: U.S Department of Energy

El binomio LED-eficiencia —tan interiorizado por muchos— puede provocar la ilusión que el simple hecho de incluir LED en un proyecto implica estar trabajando con la solución más eficiente, cuando la realidad demuestra que las opciones existentes en el mercado ofrecen resultados muy diversos. No basta con «utilizar LED»; hay que decantarse por modelos de calidad cuyas características (ópticas, IRC, Tcolor, etc.) sean, además, las idóneas para cada   aplicación concreta.

Equipo ca2L.